viernes, 25 de diciembre de 2009

Biblioteca ibense (5): LES FESTES D'HIVERN A LA VILA D'IBI

En estos días en los que Ibi celebra sus fiestas de invierno o Festes d'Hivern, haré referencia a un libro que las trata de lleno. Se trata del ejemplar que salió a la venta con motivo de los 25 años de la recuperación de dicha fiesta.
El título completo es: LES FESTES D'HIVERN A LA VILA D'IBI. 25 ANYS DE RECUPERACIÓ DE LA FESTA (1979-2004).

Y es que entre sus páginas podemos leer los datos sobre el origen y el significado de estas celebraciones, datos históricos, analizando cada uno de los acontecimientos, Santa Lucía, les Carreres, proclamación dels "Reis de les Danses", pregones, Tapats, el Ball del Virrei, Amantats, y todo lo relacionado con estas fiestas, que como sabemos, en julio de este año 2009 que ya está acabando fueron declaradas como Fiestas de Interés Turístico Autonómico.

También se dedica un apartado en el que se trata el tema de la recuperación de les Festes d'Hivern, la ropa y los peinados, o los elementos que componen los trajes de pastora (fadrines), y el de balladora (casades).

En la parte final encontramos una relacion de grupos que desde la recuperación han hecho posible esta fiesta. Y es que desde 1979 hasta el 2003, podemos ver los nombres y las fotos de las personas que han formado los grupos de fadrins y de casats en todos esos años.

En definitiva, quien quiera conocer más a fondo estas celebraciones invernales que anualmente celebramos en Ibi, que no deje de leer este libro. Seguro que os gustará.
Además, hay dos versiones del mismo, lo encontraréis tanto en valenciano como en castellano, para todos los gustos. En este caso os pongo la foto de la versión en valenciano, que es la que yo tengo.

Llegados a este punto, tan solo me queda desearos a todos FELIZ NAVIDAD, y que disfrutéis en estas fechas. Y que también os animéis a salir a la calle y disfrutar de les Festes d'Hivern.

Un saludo Ibi-bloggers, y como dirían els amantats:

"Es fa saber... Es fa saber... Que en el dia de demà... no es pot estar... ni en el carrer... ni en les cases... ni assomar-se a la finestra... ni al balcó... ni estar a la porta... ni al sol... ni a la sombra... ni fer faena... ni estar parats... les tendes i comerços... estaran oberts... per a comprovar les medides... també es revisaran els bars... en rigurositat... es posaran multes... i el que falte a l'Autoritat... en l'aixabegó... anirà a la presó".


Título: LES FESTES D'HIVERN A LA VILA D'IBI
Autores: Sergi Gómez i Soler y Antonio Ariño Villarroya
Año: 2004
Edita: Ayuntamiento de Ibi
Nº págs.: 202
Precio: Entre 20 y 25 € aprox.
Otros datos: Incluye un glorasio de términos específicos utilizados en les Festes d'Hivern.




domingo, 20 de diciembre de 2009

Datos sobre las Murallas de Ibi

Rebuscando entre libros, me encontré con un artículo que me llamó la atención sobre otros. Y es que en éste, pude leer algunos datos sobre las murallas que en tiempos muy lejanos rodeaban el pequeño núcleo de población ibense. A buen seguro muchas personas desconocían que Ibi tenía murallas, yo algo había leído hace tiempo, pero no lo recordaba. Ahora que he encontrado algo más, vamos a compartirlo.

Y es que quizá a alguno de vosotros, algún abuelo, os haya contado, de oirlo a los suyos, que el pueblo de Ibi estaba rodeado de una muralla en la cual habían tres puertas, por donde se entraba al pequeño pueblo de entonces.
Teniendo en cuenta que a principios del s.XVII, la entonces Universidad de Ibi, contaba con 300 vecinos, podríamos preguntamos que importacia tendría el pueblo de aquellos años para estar rodeado con una muralla. De todas formas, y dado que la muralla, estaba construída desde mucho tiempo antes, deducimos que el nucleo de población en el momento de construirlas sería casi insignificante.

Y es a partir de aquí cuando aparecen los datos. Según el Primer Libro de Cabildos que se conserva en el Archivo Municipal, en la página 86, de fecha 22 de diciembre de 1609, podeemos leer:
"Es parla de qué, como que han aparegut molts de portells oberts a les muralles, tanques i custòdies que la Universitat havia fet per a guarda i bé de la terra, que es tornen a tancar i que s'execute la pena que corresponga a qui ho fassa o haja fet."

También en la pág. 210, de fecha 20 de abril de 1614, aparece lo siguiente:
"Es parla de què Tomàs Guillem ha enderrocat el pany de muralla que tancava la boca de carrer que dóna a la plaça de baix i s'acorda d'obligar-lo a fer-la amb la pena que corresponga."

Detrás de esa misma página, con fecha 3 de mayo del mismo año 1614, se dice:
"Es parla de què, encara que al 20 d'Abril proppassat es va acordar de tornar a tancar la muralla que havia enderrocat Tomàs Guillem, s'acorda de què és millor que es deixe tal i com ara està el carrer perquè és molt millor que no abans per a la Universitet però, també s'acorda de que es respeten i guarden les muralles del carrer de les Eres, les de la Font Vella i les de la Plaça de la Palla, sota la pena de 25 Lliures Reals Valencianes a qui les enderroque".

Como vemos, no deja de ser super interesante el hecho de leer, como zonas tan transitadas hoy día, como la Plaza de la Palla, o el carrer Les Eres, tuvieran en sus alrededores dichas murallas. ¿Alguien se las imagina?

Sobre las tres puertas también podemos ver como la pág. 136, de fecha 15 de noviembre de 1599, nos dice:
"S'acorda de guardar els tres portals d'entrada a la Universitat d'acord amb el manament de sa Excel·lencia fins que vinga un altre manat."

Como última referencia, en la pág. 137, de fecha 3 de abril de 1600, podemos leer:
"Es parla de què, com que es va rebre un manat de sa Excel·lència respecte de tancar els tres portals d'entrada a la Universitat s'acorda de tenir-los oberts i elegir 60 hòmens per a la seua guarda, és a dir 20 per a un portal, 20 per a l'altre i els 20 ja eren abans del manat i que es guarden bé les tres portes d'entrada i tots aquells que vulguen entrar, siguen veïns o forasters heu fassen per la porta Major. També es diu que els hòmens elegits siguen capassos d'acomplir i fer acomplir les penes que té manades el Virrei per a tots els cassos que puguen presentar-se."

A día de hoy, las referencias escritas acerca de las murallas que rodeaban Ibi, son muy escasas, y como sabemos, no tenemos vestigios históricos que den testimonio de ellas.

Si alguien ha oído algna vez, tal vez de sus familiares, abuelos, bisabuelos, o de algún conocido, alguna historia referente a este tema, y quiere compartirlo, estaremos encantados de leer cualquier dato que ayude a vislumbrar con un poquito más de luz cualquier rincón de la historia ibense.

Saludos, Ibi-bloggers.




Fuente: "La Font de les Capitanes". Joan Verdú i Guillem - Libro de Fiestas de Moros y Cristianos 1999.
Justificar a ambos ladosImagen: "Vista de la Villa de Ybi" en 1797. Observaciones sobre la historia natural, geografía, agrilcultura, población y frutos del Reino de Valencia. Tomo Segundo, pág.180.

domingo, 13 de diciembre de 2009

Calles ibenses (3): CARRER LES ERES

De entre las calles ibenses, ha sido siempre una de las más conocidas, una de las más populares, y una de las que ha sufrido menos cambios en su denominación. Se trata del Carrer Les Eres. Originariamente denominada así, pasó a denominarse durante años calle Colón, para finalmente volver a ostentar su nombre original.
Calle ésta, en la que antiguamente se encontraba el comercio de la Villa, y donde sus habitantes establecieron su tiempo para el paseo.
Su nombre viene impuesto porque les eres, o eras de pan de trillar, limitaban su expansión. De hecho durante mucho tiempo estuvo limitada hasta la casa número 17, lugar donde en 1892, se colocó el antiguo abrevadero, que más tarde fué trasladado hasta el chalet de D.Claudio Reig, para acabar sus días, donde actualmente está la gasolinera de arriba, pegado al antiguo matadero municipal.
Retomando el tema principal que nos ocupa, el de la calle, diremos que ésta, por la necesidad de crecimiento que tuvo, fué ocupando las mencionadas eras, de las que se cuenta, eran cubiertas de nieve en alturas de gran espesor, de las cuales se recogía y almacenaba en los pozos de Pocotrigo y en el de Pepito Pateta (pou de Les Eres). Ya comentamos en su día los antiguos pozos de nieve, si queréis volver a leerlo, podéis hacerlo aquí.
También se cuenta, que el motivo de que en esa llanura esxistiesen tantas eras, era porque a partir del mediodía, mas o menos, soplaba con fuerza el viento de levante o llebeig, cosa que facilitaba la "aventà de la parva", con lo cual desde temprano tenían limpio el grano y terminada la labor del día.
Para el almacenamiento de cereales, fué construido "el Pósito", que cubría dichas necesidades de los agricultures que trillaban en la zona. Era éste un edificio de estilo gótico con paredes de mampostería y sostenido por cuatro pilares centrales entrelazados por arcos. Entre los pilares se habían instalado compartimentos para separar el almacenamiento de los distintos tipos de cereales. El centro formado por dichos pilares era la zona reservada para el laboreo de los cereales y su repeso.
Sirvió de cárcel durante la Guerra civil y también como escuela.
Pero, al igual que como con tantas cosas ha pasado, el Pósito fué destruido en los años 70 para construir en su lugar el actual ayuntamiento. Hay que decir que en el dibujo que nos dejó Cavanilles de Ibi en 1797, ya aparecía el Pósito, también conocido como "l'Escoleta". Una verdadera pena su pérdida.

De nuevo en la calle, no podemos dejar de mencionar el plàtino que existía cerca de la esquina de la Iglesia, en medio de la calle, y que quizá fué plantado para dar sombra de alguna de las eras, y que fué eliminado más o menos sobre el año 1924. Como curiosidad, decir que éste árbol sirvió durante muchos años como soporte de un proyector de cine que se colocaba para, en las Fiestas Mayores dar algunas sesiones de cine en la calle, en las que la pantalla era colocada, de balcón a balcón, de los números 17 al 30.
A la izquierda, podéis ver una imagen del plátino.

También comentar que en esta calle estuvo situada la fuente que actualmente se encuentra en la Glorieta de España. Concretamente hasta 1958.

El Carrer les Eres, protagonista durante tanto tiempo de los acontecimientos de Ibi, por ella desfila la Entrada de Moros y Cristianos, o la Procesión a la Patrona, en ella se celebran las Embajadas, la Cabalgata de Reyes, en ella bailan fadrins y casats los días de "Dansà". También en ella se situaba el Mercado de los Lunes antes de 1967, o se celebraban las fiestas de San Pedro, la "vaqueta", y tantas otras cosas que seguro me dejo por comentar.

Para terminar, comentar como curiosidad, que al parecer, encima del abrevadero anteriormente comentado, existía un mosaico que indica un milagro que al parecer allí ocurrió. ¿Alguien sabe si este mosaico se conserva? Aquí abajo podéis ver una fotografía del mismo.

En él, se puede leer lo siguiente: "Cae Gregoria Pina, en el agua del abrebador, y reclaman/dose a la Virgen, se presenta Jose Cortés y la sacó."
Como siempre, os animo, si alguien conoce los detalles de este hecho, y quiere compartirlos con nosotros, estaremos encantados de conocer datos de la historia de nuestro pueblo. Hasta entonces...

Saludos, Ibi-bloggers!!


Fuente: Estampas de mi pueblo. Barravido. Libro de Fiestas de Moros y Cristianos 1988.
Foto 1: Postal. Colección propia.
Foto 2: http://fotosantiguasdeibi.blogspot.com
Foto 3: Libro de Fiestas de Moros y Cristianos 1986. Pág. 126.


viernes, 11 de diciembre de 2009

La ermita de Santa Lucía

La verdad es que no tengo mucha información histórica sobre este lugar, que es uno de los más emblemáticos de Ibi. Me hubiera gustado encontrar más datos sobre ella, pero me veo obligado a comentar los pocos datos que dispongo sobre esta ermita, en unos momentos en los que, se está hablando de ella, al declararse, lamentablemente, urbanizables, unos terrenos situados en sus cercanías.

Como sabemos, la ermita de Santa Lucía, construida sobre los restos del antiguo "Castell Vermell", es todo un símbolo para Ibi y para sus habitantes.
Si bien es cierto que desconocemos su fecha de construcción, se sabe que en 1559 ya estaba construída, gracias a un documento que se conserva de la época, mediante el cual, en ese año Antoni Corbí arrenda una mina de yeso a Àngela March, la cual "està en sa sua eretat (...) davall Senta Llúcia".
También se sabe que, en 1593, se estaban haciendo obras en la ermita, y que años más tarde, quedó derruida tras el terremoto del 2 de diciembre de 1620, cuyo epicentro tuvo lugar en Alcoy, y del cual, sus efectos fueron bastante catastróficos, tanto en Ibi, como en otras poblaciones.

Más recientemente, el 25 de marzo de 1979, fué inaugurada tras la restauración a la que fué sometida, debido al mal estado en que se conservaba.


Ermita de Santa Lucía en la actualidad.

Como una curiosidad, se cuenta una leyenda que tiene que ver con una herradura que hay marcada justo antes de acceder a la ermita. No recuerdo bien dicha historia, y agradecería a aquel que la recordase, nos la contara.

Como digo, no es mucha la información histórica que dispongo de Santa Lucía, pero como he comentado en otras ocasiones, estáis todos invitados a coloborar y aportar más datos, para hacer el artículo algo más completo.

Ibi-bloggers, un saludo. Salvem Santa Llúcia!!




Fuente: IBI, DE LLOC A VILA REIAL. Antonio Castelló Candela
Foto 1: http://fotospreantiguasdeibi.blogspot.com
Foto 2: http://pueblos-espana.org

miércoles, 2 de diciembre de 2009

La Rodella

Sin duda, en mayor o menor grado, todos conocemos los cargos principales de las fiestas de moros y cristianos. No hace falta explicar quienes son los Capitanes, Abanderadas, Embajadores, Sargentos, etc... Sin embargo, hace ya muchísimos años, existía un cargo que desapareció sin dejar rastro, se trataba de "la Rodella".
Y es que no tenemos datos para descubrir su origen y el significado de la función que realizaba. Al parecer desapareció cuado todavía no se había fundado ninguna de las comparsas que existen actualmente, aunque como digo, no hay datos que señalen al año exacto de su desaparición, pues en aquellos años, la celebración de las fiestas era algo inestable, y no se celebraban todos los años, siendo sustituidas por diversos festejos que a veces no eran lo suficientemente aceptados.
Volviendo al tema de la Rodella, existe un documento que hace una mínima referencia a este antiguo cargo, se trata del Reglamento de la Sociedad de Comparsas de Moros y Cristianos de 1913, que podría ser el documento regulador de la fiesta más antiguo que tenemos en Ibi, y en el que podemos leer en el artículo 5: "Los cargos de Capitán y Alférez serán desempeñados con preferencia por los individuos de la Corporación que se ofrezcan voluntarios, prefiriéndose a los que entregasen mayor cantidad para el fondo de la misma y caso de no presentarse ninguno, con tal carácter, se procederá al sorteo entre los asociados, abonándose del fondo común los gastos que el cargo origine, o sean, para el capitán, arcabuces, pólvora, pistones, dos trajes para cargadores y el de la Rodella."
Como vemos, es apenas una línea que hace referencia al traje del personaje de la Rodella, como gasto a efectuar por el Capitán.
Hay que aclarar, que la palabra Rodella (en castellano Rodela, y en latín Rotela) hacía referencia a un escudo redondo y de una sola asa, que atado al brazo izquierdo permitía cubrirse el pecho fácilmente con él.

Pues bien, la Rodella era representada, en todos su casos, por una niña, siempre de una edad de entre seis a nueve años normalmente. Se distinguía por su traje, si correspondía al bando Moro o al Cristiano. Sus atuendos eran muy característicos, un escudo metálico fino, pintado con alegorías moras o cristianas, según procediese; y una varita o bastón. En la fotografía de la izquierda podéis ver una imagen de la Rodella de la comparsa Escoceses en 1912, Angela Bornay Miró, junto a su padre Juan Bornay Monllor, el Capitán.
Los escudos, eran propiedad de la Sociedad de Comparsas, y eran redondos, planos y de un diámetro de unos 36 centímetros, aunque si no intervenía la Sociedad, variaban en función de la categoría del Capitán, en cuanto al nivel de su economía se refiere, al igual que el traje pudiera ser más o menos lujoso.

En cuanto a su función, se limitaba a estar enlazada a su correspondiente Capitán. En la entrada, desfiles, batallas o guerrillas, no tenía intervención directa, simplemente acompañaba a la Abanderada y a la Cantinera (otro cargo que llama la atención). Así pues, el segundo y tercer día de fiestas después de terminada la Misa Mayor de mediodía, a la salida de la misma se iniciaba el Acto denominado de la Rodella. Éste consistía en lo siguiente: el Capitán se situaba con sus respectivos servidores, como si de un alardo normal se tratase. Delante del mismo a unos siete metros se situaba la Rodella, de cara a su Capitán, con el escudo en su mano izquierda, y la varita en la derecha, con un pañuelito de seda bordado con encajes que al parecer le servía, para empuñarla con elegancia, haciendo como de guante. Entonces, cuando el Capitán disparaba, justo en ese momento, la Rodella tendría el pecho y parte del rostro cubierto por el escudo, y la varita hacia arriba en posición vertical. Una vez efectuado el disparo, de una forma muy ceremoniosa bajaba los brazos, inclinando el cuerpo en una reverencia bajando a la vez la varita hasta el suelo, como señal al parecer de acatamiento y sumisión a su Capitán.
Terminado esto, daba media vuelta y adelantaba unos pasos ya convenidos previamente, en la medida que avanzaba también el Capitán, y repitiendo esta acción durante todo el recorrido que era desde la Plaza de la Iglesia, Empedrat, Manuel Soler, Ravalet, hasta llegar a les Eres, donde estaba el castillo, justo delante de la fuente (la que actualmente está en la glorieta de España). Llegadas las Rodellas con sus capitanes, se daba por finalizado, cerrando el acto las Abanderadas y Embajadores.
Hay que tener en cuenta que este acto se hacía a un ritmo algo acelerado, ya que a cada disparo tenía que avanzar la Rodella, y por lo tanto, su Capitán.

Como comentaba anteriormente, no conocemos el año en que desapareció este singular personaje, pero se pude afirmar que coincidió con la disolución de la Sociedad de Comparsas de Moros y Cristianos, sobre los años 20 del pasado siglo. Un cargo, sin duda que había que recordar y darlo a conocer a todo aquel que no supiese de su existencia.

Para terminar, comentar que la imagen que hay al principio, corresponde al escudo que llevó la Rodella por la comparsa Garibaldinos, Rita Rico Guillem, (hija de Bautista Rico Hernández, "Batiste de la Plaça de Bous"), en los primeros años del s.XX, o quizás en el último del s.XIX. Sin duda, una joya digna de conservarse, y de ser expuesta, tanto por su antiguedad, como por lo que significa, y por el valor de la imagen, una pintura al óleo, de la Virgen de los Desamparados pintada por un ibense, D.Miguel Pina Pérez (el tío Miquel el Pintor).
No puedo contenerme, a animar desde aquí, a quien conserve el escudo, que se anime a exponerlo, y así poder admirar esa joya de la historia ibense.

Ibi-bloggers, como siempre, un saludo.




Fuente: Tanto las fotografías como la información la he obtenido de un artículo de Feranando García Esteve, que aparece en el libro de Fiestas de Moros y Cristianos de 1982.


miércoles, 25 de noviembre de 2009

Biblioteca ibense (4): ESTAMPAS Y RECUERDOS IBENSES

De la conocida trilogía que en su día nos presentaba D.Antonio Anguiz, hoy quiero mostrar a aquellos que no lo conozcan, el segundo volumen.

Se trata de "Estampas y recuerdos ibenses".
Libro interesantísimo, en el que destacan, para empezar, más de 150 páginas de anécdotas reales de ibenses, que a lo largo de los años fué D.Antonio recopilando, para mostrarlas en este ejemplar. Anécdotas propias y ajenas, que resultarán cuanto menos curiosas para el lector.
Pero no es todo, por si fuera poco, si te interesa saber cómo jugaban los niños hace años, tienes una completa relación de juegos a lo largo de más de otras 100 páginas, entre las que podrás leer cómo se jugaban a los mismos, puesto que hasta nos muestra las reglas.
A todo esto, le siguen las secciones de gastronomía, una relación de antiguos anuncios de los libros de fiestas, antiguas aleluyas, supersticiones, medicina casera. Todo ello, por supuesto, ambientado en Ibi, en el antiguo Ibi.
Como véis, podéis pasar un buen rato leyendo este libro, en el que, para terminar tenemos sendos artículos sobre la familia de los Pérez de Ibi, y la de los Payá, sin dejar de lado la relación de estos últimos con el juguete, con abundante información e incluso los árboles genealógicos.

En definitiva, uno de los ejemplares imprescindibles de cualquier biblioteca ibense. Más de 400 páginas que a buen seguro os darán unas pinceladas del Ibi antiguo, al que, debemos hacer un esfuerzo por mantenerlo vivo.

Os dejo los datos del libro, por si os interesase adquirirlo. Yo lo conseguí no hace mucho en una librería local, os animo a hacer lo mismo:

Título: ESTAMPAS Y RECUERDOS IBENSES
Autor: Antonio Anguiz Pajarón
Año: 1988
Edita: Antonio Anguiz Pajarón
Nº págs.: 448
Precio: 12 €
Otros datos: Es de destacar la extensa relación de anécdotas reales de ibenses a principios del s. XX. Como portada, podemos ver una fotografía del mosaico realizado por Gastón Castelló, que se encuentra en el ayuntamiento.

Ya sabéis, no dejéis pasar la oportunidad de leerlo, un saludo Ibi-bloggers.

jueves, 19 de noviembre de 2009

El "Aula de Cultura Ponce"

Esta semana en la que Ibi se sumerge en su feria de Santa Cecilia, he podido leer como tanto el museo del Juguete como el de la Biodiversidad van a estar abiertos durante todo el fin de semana.
Ello me lleva a querer dedicarle un espacio en este blog, a un museo que tuvimos en el carrer Conill hace ya algunos años. Se trata del museo de Etnología, que comenzó su andadura como "Aula de cultura Ponce".
Así es, don Luis Barrachina Vicedo, ibense muy conocido, amante de la historia local y de las antiguas costumbres, cedió un local de su propiedad para llevar a cabo dicho proyecto. Con el patrocinio de la entonces "Caja de Ahorros Provincial", el "Aula de Cultura Ponce", fué inaugurada el 20 de enero de 1977.
En dicho lugar, llegaron a reunirse una gran cantidad de objetos y fotografías que de no haber sido por Luis Barrachina, se hubieran olvidado, o perdido. Todos esos objetos y fotografías eran de Ibi, y la mayoría de piezas fueron donadas por sus correspondientes propietarios, que en su ánimo de colaborar, rebuscaron en sus baúles y buhardillas.
La colección era de lo más completa: trillos, rulos de piedra tallada, capazos de esparto, utensilios agrarios, planchas de varias épocas, cántaros, cacerolas, faroles, candiles, quinqués, relicarios, rosarios, candelabros o incluso algún antiguo ejemplar que reproduce los Gozos a la Patrona. También habían algunas piezas musulmanas, como tejas o cerámicas, e incluso monedas romanas, y por supuesto, una extensa cantidad de fotografías que no pudieron llegar a exponerse en su totalidad, ya que en los expositores no había cabida para todas ellas. Como ejemplo, decir que habían fotos de antiguas calles y plazas, masías, pozos de nieve, ermitas, fuentes, procesiones desaparecidas, antiguas imágenes religiosas, etc.
Además de todo esto, unos maniquíes nos mostraban el modo de vestir ibense de primeros del s.XX.

Sin duda, un magnífico espacio, donde se podía disfrutar de lo IBENSE con letras mayúsculas. El nombre "Aula de Cultura Ponce", puede resultarnos un poco extraño. ¿Por qué Ponce?. El hermano de D.Luis Barrachina, Ignacio Barrachina Vicedo, a los que muchos recordarán como "Fray Ignacio Barrachina", ejerció una labor religiosa especialmente intensa en tierras americanas, en concreto por Texas y Puerto Rico. Cuando falleció, el 20 de octubre de 1968, fué enterrado en la ciudad portorriqueña de Ponce. De ahí el nombre del Aula.
Don Luis Barrachina, falleció el 27 de febrero de 1993.

Lamentablemente, aquel museo etnológico cerró ya sus puertas, y recientemente, se ha barajado la posibilidad de reabrirlo en la Casa Gran, junto a otras opciones, como el museo del Helado, o el de la Fiesta.
Sea como sea, esperamos verlo hecho una realidad muy pronto, pues creo que en Ibi disponemos de lugares idóneos para tan interesante lugar, y de esa manera tener más accesible la historia y las costumbres de nuestro pueblo.


Saludos Ibi-bloggers, y que disfrutéis en la Feria de Santa Cecilia.



Fuente:
-Aula de cultura PONCE. Libro de fiestas de moros y cristianos 1977
-Luis Barrachina Vicedo "Barravido". Libro de fiestas de moros y cristianos 1993
Foto:
-Libro de fiestas de moros y cristianos 1993


viernes, 13 de noviembre de 2009

Calles ibenses (2): CALLE FRAY GREGORIO

Dentro del apartado "Calles ibenses", hoy le toca el turno a la que hace mención a Fray Gregorio de Ibi, esa pequeña calle que une la de San Roque con la de San Vicente. Para ello, hablemos un poco del personaje al que hace referencia dicha calle.

Fray Gregorio, o Pedro Juan Jover Segura, nació en Ibi, en 1654. Capuchino, misionero y mártir, ejerció el oficio de herrero hasta que, en 1673, vistió el hábito de San Francisco en el convento de Massamagrell. Hijo de Juan Jover, y de Leonor Ángela Segura, ambos de Ibi, cambió entonces su nombre por el de Fray Gregorio de Ibi. A lo largo de su oficio religioso, contribuyó a la construcción de los conventos de Onteniente y Játiva.
Pero su deseo de misiones, le llevó, junto a otros Padres Capuchinos de la provincia de Valencia, hasta Venezuela, para encargarse de la misión de los Llanos de Caracas. Una vez allí fundaron la misión de Maracaibo. Pero, por allí había un poblado de indios "Coyamos", que totalmente salvajes y antropófagos, dieron con Fray Gregorio cuando éste se adentró solo en su territorio.
Al parecer, el Padre Gregorio primeramente encontró a un grupo por el que fué bien acogido, pero un grupo vecino reaccionó violentamente, y arrastraró a Fray Gregorio hasta un árbol, donde lo ataron, lancearon, trocearon y asaron. Fué el 13 de septiembre de 1694. El regreso del perro que lo había acompañado, alertó a sus compañeros. Días después, las autoridades encontraron a un miembro de la tribu con el hábito del Padre Gregorio. Enterándose de lo ocurrido, ahorcaron a cuatro o cinco de los culpables.
Actualmente se conservan algunas reliquias del santo en la Iglesia Mayor de Maracaibo, a las cuales se les atribuyen algunos milagros.

He de comentar, que al parecer en la Iglesia de Ibi, había un cuadro al óleo de Fray Gregorio, del cual parece ser que se ratificó su existencia, aunque actualmente no se tiene conocimiento de su paradero. A la izquierda podéis ver una imagen, que reproduce una copia exacta del cuadro, que estuvo en la sacristía de la Parroquia hasta 1936. Quizá fué quemado en la conocida hoguera en la que se perdieron tantos documentos, irrecuperables ya para la historia de Ibi.

Pues bien, una vez sabemos un poco más de la vida de Fray Gregorio, conozcamos los detalles que llevan a la corporación municipal en 1905, a dedicarle esta calle. ¿Por qué ésta precisamente?, pues porque en ella vivió el Padre Gregorio , en la calle que, anteriormente a 1905 se denominaba "Carrer Llobets". La verdad es que llama la atención el antiguo nombre tan curioso de la calle. Desconozco el por qué se llegaría a denominar a la calle con el nombre de las crías del lobo, lobeznos o lobitos, en valenciano Llobets.
Volviendo al tema que nos ocupa, he copiardo el texto de la propuesta que en su día formuló el alcalde:

"...En el año 1654 nació en esta Villa Pedro Juan Jover Segura, en el que su mocedad su vocación le llevó a ingresar en la Orden Religiosa de los Capuchinos, y fue destinado a las misiones de América en donde, víctima de su celo religioso y civilizador, fue martirizado y sacrificado por los indios salvajes y antropófagos, que hicieron festín con su persona de sus apetitos bárbaros. Este mártir de su deber, que en la religión tomó en nombre de Fray Gregorio, habitó en la calle de este poblado, titulada en el día "De Llobets" y para que su nombre quede perpetuado en esta Villa, propone a la Corporación se sirva acordar se le de a la calle referida el nombre del "Venerable Fray Gregorio".

Al estar toda la corporación de acuerdo, se autorizó a llevar a cabo el cambio de nombre.

Saludos, Ibi-bloggers.


Fuentes: "Del pasado ibense" (Antonio Anguiz Pajarón y Carlos Cremades Marco); y "BIM" (Boletín de Información Municipal)
Fotos: www.ibivirtual.com

sábado, 7 de noviembre de 2009

Nostalgia ibense (2): La plaza de toros

De entre los lugares desaparecidos de Ibi, quizá uno de los más conocidos sea la plaza de toros. He de dejar constancia que no soy para nada partidario de las corridas de toros en las que cada año mueren de forma incomprensible tantos y tantos toros. Me parece una auténtica vergüenza en los tiempos que estamos, que se torture de esa manera a los animales.
A pesar de ello, creo que como lugar que tuvo su historia, la plaza de toros debe ser comentada, para que los que menos sepan sobre este lugar, puedan conocerlo un poco más.
La información la he extraído del libro que en su día comentamos también en el blog, "Miscelánea ibense" de D.Antonio Anguiz Pajarón.

Hacia finales del s.XIX, Bautista Rico Hernández (tío Batiste), que vivía en la calle de la Beneficencia, 10 (actual calle Concepción), observó la afición a "les vaquetes" que había en Ibi, y ello, le sugirió el dar un paso más, el poder contar con una plaza de toros, que precisamente sería construída contigua a su domicilio. Junto a Tomás Jover (Tomás de Flora), vieron algunas necesidades en el pueblo que les llevaron a unirse y llevar a cabo dichas construcciones, ambas desaparecidas actualmente. Se trataba de la plaza de toros y del teatro, del que habrá que hablar en otra ocasión. Terminadas ambas, decidieron que para el mejor funcionamiento de las mismas, cada uno se hiciera cargo de una. Así, el tío Batiste se hizo cargo de la plaza de toros, pues formaba parte de su propia vivienda; y Tomás Jover, del teatro, al que llamó Teatro Flora.

Volviendo al tema que nos ocupa, la plaza de toros, en poco tiempo, y tras las trámites oportunos, se convirtió en una realidad. La obra, se sustentaba a base de unos sólidos soportes en forma escalonada, de los cuales algunos apoyaban en la zona alta en la fachada de su domicilio, disponiendo éstos de un paso libre por abajo mediante arcadas en su base. Es en estos escalones comentados donde se apoyaban unos largos tablones que eran los que servían de gradas y que tenían marcados los asientos. Parece ser que el tío Batiste, compraba los tablones en Alicante, y al terminar la temporada taurina, los adquirían los carpinteros locales y albañiles, siendo repuestos antes de comenzar la nueva temporada.

La plaza, en la primera década del s.XX

El asiento de las gradas valía 0,50 ptas. en las corridas más baratas. Otro dato curioso es que para construir los palcos, hubo que subir un piso la vivienda y así formaran parte de su fachada. Estos palcos eran adjudicados al comienzo de cada temporada.
La verdad es que la configuración de la plaza de toros de ibi era cuanto menos curiosa, pues como ya se sabe, parte de ella la formaban las fachadas de las casas.
Un torero ibense que alcanzó cierta fama fué Andrés Coloma Sanjuán "el Clásico", nacido en nuestra localidad el 30 de noviembre de 1907. Los simpatizantes de este matador de toros, se reunían en la plaza de la Palla, en un bar denominado Bar Clásico, regentado por José García Torres "tío Govern", ubicado si no me equivoco donde se encuentra actualmente la tienda "Postigo". Al lado estaba el otro bar, el Bar Central.
Durante las dos primeras décadas del s.XX, eran muchos los alcoyanos que se trasladaban a Ibi para ver las corridas que se celebraban en la plaza local, quizás porque la de su localidad, construida a base de madera es posible que sufriera bastantes desperfectos.
La cuestión es que los visitantes alcoyanos, al venir de una población mayor se consideraban superiores, ocasionando con ello numerosos altercados, y parece que las riñas, discusiones y algunas horas en la cárcel local no bastaban para cortar esas provocaciones.
Un incidente ocurrido en 1919, sería el desencadenante del cierre de la plaza de toros, y es que en una corrida de finales de temporada de aquel año, una serie de aficionados alcoyanos, intentaron saltar al ruedo, tratando la Guardia Civil de impedirlo. Pero se les hizo frente, y un Guardia llamado Ivars repartió algunos culatazos, a consecuencia de los cuales, dos de estos aficionados, murieron.
Como ya se ha dicho, éste incidente decidió a su dueño el cerrar la plaza, y poco tiempo después comenzó su derribo.

Actualmente como sabemos, sólo quedan algunos de los soportes con las formas escalonadas que servían para apoyar los tablones. Esperemos que se conserven en ese lugar, y no sean destruídos, como lamentablemente ha pasado con tantas y tantas cosas en Ibi.

Algunos de los restos actuales de la plaza de toros.

Por su parte, una rotonda ocupa el lugar del ruedo, en la que, recientemente se ha colocado el arco que servía de entrada hasta hace poco a los jardines de la Casa Gran.

Un saludo, Ibi-bloggers.



Fotos 1 y 2: http://fotosantiguasdeibi.blogspot.com
Foto 3:
http://basseta2007.blogspot.com

lunes, 2 de noviembre de 2009

Biblioteca ibense (3): ENTRE EL RIU I LA VIA. CIEN AÑOS EN LA VIDA DE IBI

De los libros comentados hasta el momento, éste es el más reciente salido a la venta, pues data del año 2003, así que con suma facilidad creo que podréis encontrarlo en cualquier librería local.
Se trata del libro de Salvador Miró: "Entre el riu i la via. Cien años en la vida de Ibi".
Entre sus páginas encontraremos gran cantidad de interesantes datos. Para empezar, tenemos una cronología de todo el siglo XX, en la que año por año, podemos leer los acontecimientos más importantes de los años 1901 al 2000. Por si esto fuera poco, el juguete, símbolos e instituciones ibenses, el urbanismo, el frustrado proyecto ferroviario, la educación, el deporte, la cooperativa agrícola de Ibi, datos sobre inmigración, fiestas, o medios de comunicación son también, algunos de los temas que el autor analizó en el libro.
Y no olvidemos la gran cantidad de listados, de lo más variados, que encontramos en la parte final, desde anotaciones en el registro, censos de población, cargos locales, empresas, incluso la facturación de algunas de ellas, pasando por asociaciones y datos climatológicos,...
En definitiva, a lo largo de las 435 páginas del libro, estoy seguro que encontraréis una forma entretenida de descubrir datos sobre Ibi.

Os dejo los datos del libro:

Título: ENTRE EL RIU I LA VIA. CIEN AÑOS EN LA VIDA DE IBI
Autor: Salvador Miró Sanjuan
Año: 2003
Edita: Salvador Miró Sanjuan
Nº págs.: 435
Precio: 15 - 20 €
Otros datos: Prólogo de Gabriel Cisneros Laborda. Más de 100 páginas con interesantes listados.


No dejéis pasar la oportunidad de leerlo. Si os interesa la temática ibense, éste es uno de los libros que no puede faltar en vuestra biblioteca.

Saludos, Ibi-bloggers.

martes, 27 de octubre de 2009

Comparsas desaparecidas

Por la mayoría de nosotros son conocidas las 14 comparsas actuales que forman los bandos moro y cristiano en las Fiestas Mayores.
Éstas comparsas, surgen ya bien entrada la década de los años 20 del siglo pasado, tras pasar la fiesta por una época de crisis, que hizo incluso que no se celebrara durante algunos años.
Y es que anteriormente, otras comparsas muy distintas a las actuales eran las encargadas de hacer fiesta en el mes de septiembre.

Por el bando cristiano: "Romanos", "Garibaldinos", y "Escoceses"; y por el bando moro "Moros de la capa", y "Moros de la manta".
La verdad es que los nombres de las comparsas cristianas parecen no encajar del todo en la época que se representa en los "Moros y Cristianos". También parece ser que, anterior a estas había una comparsa llamada "Marinos". Sea como fuere, todas estas comparsas mencionadas, desaparecieron a principios de los años 20; y en 1924, cuando ya habían desaparecido por completo es cuando aparecen los Argelianos, la decana de las que existen actualmente. Según dicen, la mayoría de sus miembros habían pertenecido a los "Moros de la manta".
De entre las pocas anécdotas que puedo contar de las desaparecidas comparsas, destacan, que por ejemplo, éstos "Moros de la Manta", y sus compañeros de bando, los "Moros de la capa", al vestir de forma muy semejante, se distinguían por dichas prendas, la "manta", y la "capa", además de ser, los festeros de éstas, portadores de unas pobladas y grandes barbas postizas.
Los "Romanos", por ejemplo, tenían el privilegio de ostentar el primer lugar, junto a la imagen, en las Procesiones, tanto la de Fiestas Mayores, como otras, por ejemplo la de Semana Santa.
Los "Escoceses", que buscaron en su principio, la mayor fidelidad en el traje, lo adquirieron directamente de Gibraltar. Los antiguos componentes de ésta comparsa fundaron la de Maseros en 1928, que sería la segunda en aparecer, de las actuales.
En cuanto a los "Garibaldinos", la falta de información hace que no pueda contar ninguna anécdota referida a ellos.

Fiestas de 1915. Algunos de los trajes comentados.
Personalmente, la pregunta que siempre me he hecho ha sido si a lo largo de todo este tiempo, alguien habrá conservado, de sus antepasados, algún traje de las extintas comparsas, dado que en el museo de la Fiesta no hay ninguno de ellos. Quiero pensar que alguno habrá, y quizás algún día alguien se anime, si no a donarlo, por lo menos a exponerlo durante algún tiempo para que podamos observar ese trozo de historia de nuestra Fiestas, y poder aprender más sobre ellas.
Del mismo modo, me gustaría disponer de más información sobre este tema. Los datos arriba expuestos, los he extraído de los libros "Miscelánea ibense" (Antonio Anguiz Pajarón), y "Ibi, un pueblo que hace historia" (José Mª Ramirez Mellado). A buen seguro existirá más información que he sido incapaz de hallar, a todos aquellos que dispongan de ella, aquí cuentan con mi más sincero ánimo para que lo hagan.

Un saludo, Ibi-bloggers, nos leemos pronto.



Fotos: http://fotosantiguasdeibi.blogspot.com

sábado, 24 de octubre de 2009

Los tres "plàtinos" de la Plaza la Palla

La mayoría de nosotros, alguna vez habremos visto en fotografías, antiguas imágenes de la Plaça de la Palla. En algunas de esas fotos, podemos ver como aparecen, según la antiguedad de la misma, entre 2 y 3 grandes árboles.
Éstos, llamados popularmente plàtinos, o plátanos, son una especie, denominada científicamente "platanus orientalis" (plátano oriental); árboles de gran tamaño, caducifolios, y de larga vida.
Y es que allí, en la Plaça de la Palla, originariamente se situaban 3 de estos grandes árboles, de los cuales sólo queda uno.
No sabemos exactamente, desde que año se encuentran allí, pero podemos decir, que si no hubieran desaparecido dos de ellos, cada uno tendría una edad estimada de unos 350 años. Recordemos el dibujo que Cavanilles hizo de Ibi en 1797, donde los tres árboles aparecen ya de forma destacada.
Desgraciadamente, hoy en día tenemos que recurrir a las fotografías para poder verlos, ya que como hemos dicho, dos de ellos, el central, y el de la parte de abajo fueron en su día cortados, dejándonos al de la parte de arriba como único recuerdo de lo que en su día fueron. En la foto de la derecha, podemos ver un ejemplo de lo que fué la plaza con los 3 árboles en 1909.

El primero en desaparecer fué el plàtino central, ubicado en el centro de la plaza. Fué en el invierno de 1937, en plena Guerra Civil, cuando fué cortado para sevir de leña a los numerosos refugiados llegados de Madrid y Andalucía.
Como anécdota quisiera comentar que tras concluir la obra del Patronato, la madera de plátano empleada en la puerta del mismo, tal vez procediese de la poda de estos árboles.

El segundo en ser "sacrificado", sería el de la parte de abajo, el más cercano a lo que hoy día es el Hotel Plata. En noviembre de 1959, se decide cortarlo para ubicar allí la Cruz de los Caídos. Según se dice, el árbol estaba "casi seco".
Una anécdota curiosa acerca de éste ejemplar, es que a principios del s.XX, tenía una rama, que se unía al otro del centro, alimentándose así de la savia de ambos. Esta curiosidad, era admirada por ibenses y viajeros, los cuales incluso llegaban a apearse de la Alcoyana que por aquel entonces paraba allí, para admirar aquella rareza natural.
Ya en los años 80, se replantó en su lugar, un nuevo ejemplar.

El plàtino restante, situado en la parte de arriba de la plaza, es el único que ha sobrevivido a duras penas, hasta la actualidad. Y es que, como podemos ver, su tronco, ha sido cementado hasta casi los 4 metros de altura debido al ahuecamiento interior que sufre como consecuencia de varios incendios sufridos a lo largo de su historia.

Sin duda, aquellos que tengan en su mente el recuerdo de haber visto los tres, los recordarán con nostalgia, y se acordarán también del tiempo en el que, quizás, fueron el punto más hermoso, por decirlo así, del pequeño Ibi de aquel entonces. En cualquier caso, hagamos un esfuerzo por cuidar y conservar este tesoro que ha perdurado a lo largo de generaciones, y ha sido testigo de numerosos acontecimientos y anécdotas de la historia de Ibi.

Un saludo, Ibi-bloggers.


Foto 1: http://fotosantiguasdeibi.blogspot.com

Foto 2: Único ejemplar restante de los 3 originales, en la actualidad.



jueves, 22 de octubre de 2009

Nostalgia ibense (1): Los jardines de la Casa Gran

Estrenamos sección. Esta vez le toca el turno a los lugares que con el paso de los años, se han transformado de tal manera que han terminado por desaparecer, y en la mayoría de los casos, han perdido gran parte de su antiguo encanto.
Para este primer capítulo de "Nostalgia ibense", hemos querido recordar los jardines de la Casa Gran.

"Pérgola"
Bien, la Casa Gran, en su estado primitivo, hacía gala, en su parte posterior y laterales, de un amplio huerto, que a mediados del s.XIX sería transformado en un jardín romántico digno de contemplar.
Este jardín, que le daba parte de su popularidad a la referida casa, comenzaba en la parte trasera de la misma, alargándose hasta una fila de cipreses centenarios que ocupaban más o menos lo que hoy es la calle Amado Brotons, barrera ésta, que era atravesada por un largo carril que conducía directamente, a lo largo de toda la finca, hasta una artística verja de hierro conocida popularmente como la "Portalà" de la Casa Gran, que estuvo situada más o menos en la actual Avda. Joaquín Vilanova.
Éste carril, era suficientemente ancho para que pudiesen pasar los carruajes de aquel entonces, y a lo largo de su recorrido tenía una serie de pilastras de piedra, cubiertas de enredaderas, que le daban una apariencia espectacular.
En la parte trasera del jardín, podíamos ver un estanque circular, con un surtidor central, rodeado de una serie de bancos de piedra, todo esto a la sombra de un gran "plàtino".
La parte del jardín que existía al norte del carril fué transformado en lo que hoy día es el Colegio San Juan y San Pablo, cuya construcción era una de las cláusulas en la donación de los terrenos, que Dña. Aurora Pérez-Caballero, propietaria de finca, efectuó en 1962.
La parte sur, fué agregada a un bancal, en el que se construyó un auditorio en 1975.
También en la parte sur del edificio, se hizo una puerta de acceso, desde la calle Aurora Pérez-Caballero, en el lugar donde antiguamente estaban ubicadas las cocheras, cuadras y unas viviendas ocupadas por el personal que estaba al servicio de la Casa Gran. La puerta era en sí, un arco de medio punto, sustentado por dos pilares, siendo todo el conjunto de piedra de sillería, ocupado en su interior por una verja de hierro.
A ambos lados de la puerta, una vez te adentrabas, unos pequeños muros servían de pedestal a seis esculturas de barro cocido, a espaldas de las cuales veíamos gran cantidad de rosales.
Estas esculturas, abrían el camino hasta una fuente con un pequeño y ovalado estanque, en el centro del cual, otra escultura servía de surtidor.

"Alera y portalà de la Casa Gran" en los años 50.

Tanto el arco de entrada, las esculturas y la fuente, procedían del jardín de la finca "Balsín", que también fué digno de admirar, y lamentablemente borrado del mapa. En su día, el ayuntamiento formuló la petición a los dueños de dicha finca, para que donaran estos elementos, y así colocarlos en el jardín de la Casa Gran.
Ésta donación, quedó agradecida por escrito, en un cuadro compuesto por seis losetas cerámicas, justo en la parte izquierda de la puerta de entrada, por su lado interior.

Actualmente, como ya sabemos, no queda nada de lo que fué.

Entrada actual al colegio San Juan y San Pablo, por donde discurría el antiguo carril.

Ya nunca más, veremos las palmeras, los árboles, los recortados cipreses formado arcos, o la gran cantidad de flores que allí se encontraban.
Recientemente, los últimos vestigios del jardín han sido eliminados para construir en su lugar un moderno pabellón multiusos. Con esto, ya sólo las fotografías y los recuerdos de los que alguna vez pasearon por aquellos jardines, podrán contarnos como fué aquel lugar.
En cuanto a los elementos que allí se encontraban, podemos decir que el arco se ha instalado en la rotonda ubicada en la antigua plaza de toros, mientras que desconozco qué habrá sido de las esculturas y el estanque. En cualquier caso, sería agradable recibir noticias de su conservación.

Un saludo, y hasta la próxima, Ibi-bloggers.


Fuente: "Ibi. La Casa Gran" (Instituto de Estudios Alicantinos). 1983
Fotos 1 y 2: http://fotosantiguasdeibi.blogspot.com

domingo, 18 de octubre de 2009

Fuentes y agua potable

¿Cuantas veces habéis pasado por la Plaza de la Palla?...¿y por la de la Iglesia?...¿cuantas veces habéis visto las fuentes que hay allí?
A veces, estamos tan acostumbrados a pasar por determinadas zonas, que pueden pasarnos inadvertidos algunos de los elementos que allí permanecen durante años y años. Vamos a recordar la importante infraestructura que supuso para Ibi la traída de aguas potables, y la inauguración de las fuentes públicas en 1892.

EL AGUA POTABLE

El Ibi de aquellos años, que contaba con poco más de 3.500 habitantes, cuya economía, hacía tiempo que había superado los límites de la subsistencia, veía como su población se iba diversificando, tendiendo a un incremento en el sector secundario, consolidado posteriormente con el tiempo. Si el caracter laborioso, imaginativo y emprendedor de la ciudadanía, lo unimos a la notable incidencia del año del cólera (1885), podemos recordar las palabras del alcalde D.Rafael Rico Albusa, que en el pleno de 19 de agosto de 1889 decía: "...que la opinión reclama y la pública salud exige se mejore la conducción del caudal que se toma en la fuente llamada de Santa María...".
Sirva lo leído hasta aquí para intentar ponernos en la situación de justificar la extraordinaria obra que se iba a acometer, pues por poner un ejemplo, Ibi realizó la obras de conducción de agua potable 3 años antes de que lo hiciera la ciudad de Alicante.
Habría que destacar, además del mérito de los regidores del municipio, la "solidaridad" de gran parte de la ciudadanía, ya que casi toda la obra, se financió con la concesión de cien dotaciones de agua, adjudicadas cada una a 300 pesetas de aquellos tiempos.
En la realización del proyecto, intervinieron hasta tres corporaciones, presididas respectivamente por el citado Sr. Rico Albusa, D.Pascual Pérez Vidal y D.Manuel Soler Pérez, inaugurando éste último las obras.

Fuente de la Plaza de la Iglesia. Año 1905

Así pues, la elaboración del proyecto, encargado a D.Emilio Colomina Raduán, de Alcoy, se terminó durante la etapa del Sr. Pérez Vidal, que fué quien inició el proceso; y posteriormente en julio de 1891, es elegida nueva corporación con D.Manuel Soler Pérez al frente, quien soportó la mayoría de la carga administrativa, presupuestaria y de ejecución de dicho proyecto.
El 11 de enero de 1892, es aprobada por unanimidad la ejecución de las obras, siendo adjudicadas al mes siguiente a D.Jaime Macuanghtan Cunningam, empresario británico de Glasgow, con sucursal y almacenes en Valencia, por importe de 29.274 pesetas.

Así pues, el proyecto, contempló la conducción general desde Santa María hasta el depósito (cuya construcción fué concedida a D.Miguel García Durá por 18.795 pesetas), a través de una tubería de 70 mm. de diámetro y posteriormente con una salida general del depósito de 100 mm. de diámetro, continuando con tuberías de menor calibre para las calles más importantes de la población: Les Eres, Plaza de la Iglesia, San Francisco, Plaza de las Cortes, Mayor, Empedrat, Plaza de la Constitución (de la Palla), San Vicente, San Roque, Santa Rita y Ravalet.
El pueblo entero se convirtió en una progresiva red de zanjas, con montones de tierra a su lado y montones de tubos de diferente diámetros. Se habilitaron tres depósitos de materiales; uno en las escuelas del Pósito (edificio actualmente desaparecido, que se ubicaba en el mismo lugar donde ahora está el ayuntamiento); otro en el patio de la vivienda del concejal D.José Francisco Pérez Vidal, en la Plaza de la Iglesia; y el otro en la plaza de toros.
Terminadas las obras el 19 de agosto de 1892, se inauguraron al mes siguiente, el 24 de septiembre, asistiendo al acto las primeras autoridades provinciales.

LAS FUENTES

Según los acuerdos, se inauguraron para la ocasión tres fuentes llamadas "Monumentales", situando la primera en el centro del carrer Les Eres, justo donde confluye con el Ravalet. Ésta fuente, en 1958, a causa del asfaltado de la calle, fué desmontada y trasladada hasta la Glorieta de España, donde todavía se encuentra.
Las otras dos fuentes, persisten en su lugar original, en la Plaza de la Iglesia y en la Plaza de la Palla.
Las tres fuentes presentaban varios caños de agua permanentes, además de unos surtidores para las festividades.
Fuente de la Plaza de la Palla en 1894

Pero además, de éstas, también entraron en funcionamiento otras cuatro fuentes, llamadas "automáticas", ya que precisaban ser manipuladas en cada caso para hacer salir el agua. Éstas eran todas de hierro y la gente las bautizó con el nombre de "Colmenes", de las cuales se conserva una como recuerdo histórico, en la esquina de las calles San Roque y San Vicente. Las otras estuvieron ubicadas en la esquina del Ravalet con Paca Guillem, y otra en la zona alta de Les Costeretes.

Para completar los servicios, se dispuso de dos abrevaderos, uno a la entrada del pueblo por aquel entonces, entrando por Castalla, pegado a la ermita de San Vicente, en la calle del Río; y el otro a la salida hacia Alcoy, frente al domicilio de D.Claudio Reig.
Cuando se acordó la supresión del que se ubicó al lado de la ermita de S. Vicente, D.Francisco D'Scals Aracil, lo adquirió para colocarlo en su vivienda, en la finca Balsín, aunque posteriormente desapareció de allí para volver a su lugar originario, donde a día de hoy todavía permanece.

* * *

No quisiera terminar sin comentar el estado actual de las fuentes. Mientras las de la Plaza de la Iglesia y la Plaza de la Palla podrían estar mejor cuidadas, su aspecto no es tan lamentable como el de la fuente de la Glorieta de España, que parece que ha caído en un total y completo olvido por parte del responsable oportuno. De los cuatro chorros, apenas uno funciona; por lo visto, cuando llueve mucho, no da abasto y se tapona; ha sido víctima de grafitis que han permanecido en ella durante bastante tiempo,... en fin, que es triste verla, a sus 117 años en el estado actual.
Desde aquí aprovecho para poner la piedra en el tejado de quien corresponda.

Años 40. Fuente en el carrer les Eres (entonces calle Colón).


Los datos de este artículo los he obtenido de:
- "Estampas y recuerdos ibenses." (Antonio Anguiz Pajarón)
- Folleto conmemorativo del centario de la conducción de aguas poables 1892 - 1992
Imágenes:
http://fotosantiguasdeibi.blogspot.com

lunes, 12 de octubre de 2009

Biblioteca ibense (2): MISCELÁNEA IBENSE

En esta ocasión vamos a hablar de un libro de D.Antonio Anguiz Pajarón. El primero de una conocida trilogía, en el que se recogen abundantes datos sobre la historia ibense y el quehacer de sus habitantes.

MISCELANEA IBENSE

Así es, en 1984 se publica este libro en el que D.Antonio , nos cuenta, tal como podemos leer en el prólogo de Rogelio Sanchis: "...todo lo que te pueda interesar como hijo de Ibi, desde la visión de la tierra, hasta el "pá beneit de Sant Blay", desde las fiestas populares de "Sants i carrers", hasta las "dansetes" y "refranes", y "mal noms", o apodos de los moradores de antaño..."
Interesantísimos datos, que como en alguna ocasión comentó el autor, iba apuntando desde su juventud; y que nosotros ahora podemos leer.
La industria de la nieve, las comunicaciones, noviazgos y bodas, lavanderas, lavaderos, la siega y la trilla, pasatiempos nocturnos, bautizos, detalles de festividades como el Corpus Christi, el dos de febrero, la semana santa, las fiestas de las calles, como no las Fiestas Mayores, San Miguel, Santa Lucía, San Pascual, el 28 de diciembre, carnavales, Pascua, y unos apuntes interesantísimos sobre la plaza de toros, son solo algunos de los datos que descubriremos en "Miscelánea ibense". Como broche, el autor nos ofrece una selección de dichos y refranes locales, y una completa relación de apodos (o mal noms) de habitantes de Ibi, en la que leemos a qué persona correspondía, o incluso donde vivía.

En definitiva, es un libro imprescindible, de los que no dejan indiferente a nadie. Personalmente le recomiendo a todo el mundo que no haya tenido el placer de leerlo, que lo haga. De todos los libros que tratan temas de Ibi, éste es uno de mis favoritos. En la portada del mismo podemos ver una fotografía, tomada en 1946, del autor junto a su esposa, en una escena retrospectiva.
Como comentaba al principio, es el primero de una trilogía, al que le siguen "Estampas y recuerdos ibenses", y "Los bailes ibenses y sus coplas", el cual llevaba adetado el "Cancionero ibense". Hablaremos de todos ellos en un futuro.

Los datos del libro son los siguientes:

Título: MISCELÁNEA IBENSE
Autor: Antonio Anguiz Pajarón
Año: 1984
Edita: Caja de Ahorros Provincial de Alicante.
Nº págs.: 368
Precio: Desconozco el precio, pero en cualquier caso inferior a 20 €.
Otros datos: Prólogo de Rogelio Sanchis. Incluye relación de apodos ibenses.

Si alguien tiene interés en conseguir algún ejemplar, puede que en alguna librería ibense lo encuentre, aunque hay que tener en cuenta que hace mucho tiempo que se publicó, y quizás nos cueste un poco encontarlo... en cualquier caso hay que intentarlo... ¡Ánimo!

Calles ibenses (1): CARRER CONILL

¿Alguna vez os habéis preguntado a quién o a qué a hacen referencia algunas de las calles de Ibi? ¿No os habéis parado a pensar quién es la persona que ostenta el nombre de una determinada calle, plaza o avenida? Sin duda, muchos de estos nombres son conocidos por todos, por ejemplo cuando leemos Avda. Juan Carlos I, nadie tiene ninguna duda de a quien se refiere, al igual que cuando vemos C/El Cid, o C/Jaime I el Conquistador, por nombrar algunos. Nombres muy conocidos algunos, y no tan conocidos otros tantos.
Lo que vamos a intentar en esta sección es dar a conocer esos nombres que aparecen en las calles de Ibi, y que hacen referencia a personas o referencias ibenses, y de este modo, conocer un poco más nuestra historia.
Para estrenar la sección, he eligido el carrer Conill.

CARRER CONILL

Se dice de esta calle, situada en la zona del primer ensanche del casco antiguo de Ibi, que debe su nombre a una denominación popular. Aunque, debido a la falta de documentación sobre el tema, y especulando, podría ser que su origen se deba al apodo de alguno de los propietarios de la calle, o que incluso antiguamente la calle se llamase "Calle del Concejo", perdiendo la letra "C" en algún despiste administrativo.
En cualquier caso, no serían más que suposiciones, como la que asimismo nos hace pensar que el nombre de "Conill" (Conejo), podría deberse al establecimiento en la calle de algunos puestos especializados en la venta de carne de dicho animal... Sea como sea, quizás un día aparezca algún escrito que nos aclare el origen del nombre.

En 1897 aparece como "calle Conejo", (aún cuando se mantenían algunas calles con su denominación en valenciano: Trinquet,...etc.), y con esta denominación se mantendrá hasta 1905, cuando el Ayuntamiento le cambia el nombre por el de "Calle Cervantes", en la que se descubrió la placa a los sones de una marcha-pasodoble compuesta para la ocasión, titulada...Cervantes.
Esta denominación se mantendría hasta los años ochenta, cuando definitivamente cambió su nombre por el que ahora mismo ostenta: "Carrer Conill".























Fuente
: "Boletín de Información municipal (B.I.M)"


viernes, 9 de octubre de 2009

Dinero ibense (2)

Retomando el tema de las monedas acuñadas en Ibi en el año 1937, vamos a ver los 2 modelos que nos faltaban, ambos con el valor de 25 céntimos, pero con los anversos ligeramente diferentes.
A pesar de la emisión de las 10.000 piezas de 25 céntimos que ya vimos, ésta no fué suficiente para cubrir las necesidades de la población, ya que estas monedas eran también utilizadas por los municipios limítrofes, con el perjuicio evidente para los habitantes de Ibi, que se quedaron sin suficiente moneda. Así pues, se hace una nueva emisión de 10.000 piezas de 25 céntimos, esta vez en cobre, (la del mapa era de bronce), con idénticas características para el reverso.
Ahora bien, para el anverso se utilizan dos cuños con una pequeña diferencia, y es que, además de que ya no aparece el mapa, el número "2" del valor "25", en un caso apuntaba a la letra "C" de la palabra "CENTIMOS", y en el otro caso apuntaba a la "E". En las imágenes inferiores podréis apreciar la diferencia.
En ambos casos, el peso era de 4,07 g., y el grosor de 1,5 mm.

25 céntimos. (2 sobre "C")


25 céntimos (2 sobre "E")


Estos dos modelos de monedas, más los otros dos que vimos con anterioridad, actualmente están muy demandados por coleccionistas, y han alcanzado un valor bastante importante. También me han comentado, que existen numerosas falsificaciones de las monedas ibenses, con lo que hay que andarse con cuidado, en el caso que queramos adquir alguna de ellas. En mercadillos numismáticos o tiendas de antigüedades es fácil encontrarlas, pero seguramente muchos ibenses tendrán en sus casas algunos ejemplares que han guardado o heredado de la época. La moneda de 1 peseta, y la de 25 céntimos con el mapa, son las mas valoradas.

Para que os hagais una idea del valor que tienen actualmente, he conseguido el catálogo 2009-2010 del Euro y la Peseta, en el que aparece el valor actual de las monedas ibenses, según su estado de conservación:

25 céntimos. Cobre. (2 sobre C)-Valor: MBC: 75 € / EBC: 115 € / SC: 135 €
25 céntimos. Cobre. (2 sobre E)- Valor: MBC: 75 € / EBC: 95 € / SC: 120 €
25 céntimos. Bronce. (Mapa)- Valor: MBC: 190 € / EBC: 235 € / SC: 325 €
1 Peseta. Latón niquelado- Valor: EBC: 220 € / EBC: 295 € / SC: 410 €

*(MBC: Muy buena conservación, EBC: Excelentemente bien conservada, SC: Sin circular)

Como vemos, es realmente impresionante el valor que pueden alcanzar dichas monedas si las conseguimos sin circular. Una colección de éstas monedas sería un elemento imprescindible en un museo de historia ibense. Quizá en un futuro, podamos crear una nueva sección llamada así , "Museo ibense", donde hablar de aquellos elementos locales que deberían estar en él, si existiese, claro.

No quisiera terminar, sin hablar de otra moneda, ésta personalmente no la he visto, que parece ser existió también. Se trata de unas piezas de alpaca, que en una cara llevan el valor de 25 acompañado de una pequeña letra "C" (céntimos), dentro de un círculo de perlas; y en la otra el nombre de la población "IBI", grabado con un punzón, también dentro de un círculo de perlas. Con 22 mm., la particularidad de esta moneda es su contorno ondulado.
Al no aparecer grabado el organismo emisor, se cree que podrían ser de una emisión privada o particular. Adjunto imagen de la misma, aunque no una fotografía que es lo que me hubiera gustado.


De nuevo me veo obligado a animar a todos aquellos que dispongan de más datos o incluso fotografías, a compartirlas con nosotros.
Y no quisiera dejar de mencionar, que la información de este apartado, como el anterior en el que hemos hablado de las monedas ibenses, la he obtenido de la siguiente web: http://www.geocities.com/aberraman/2republ/iirep51.htm, donde encontraréis información sobre éstas, y otras monedas municipales emitidas durante la Guerra Civil.

jueves, 8 de octubre de 2009

Pozos de nieve desaparecidos

Sin duda seremos muchos los que alguna vez nos hemos acercado a visitar los antiguos pozos de nieve que hay en las cercanías del término municipal. A los que no los hayan visto, desde aquí les animo para que lo hagan, y se den un paseo por un interesante capítulo en la historia de Ibi. Y es que estos pozos fueron muy importantes para la industria de la nieve hace ya muchos años.
Conocemos el del Caño, el del Simarro, el de la Noguera, o el de Barber entre otros... pero a lo mejor, a algunos se les escapan los datos de los pozos que en su día existieron dentro de lo que hoy es el núcleo urbano de Ibi, pozos desaparecidos actualmente y que paso a detallar brevemente:

Pou de Pocotrigo
Estaba situado a la derecha del camino viejo de Villena-Alcoy, antes de llegar al aragador que pasa por el Alto de Saco en la finca Pocotrigo, actualmente barrio Mirasol. Su diámetro era de 10 m. y en cuanto a su profundidad he encontrado unos datos que dicen que tenía 10 m. y otros que tenía 25 m. También se le llamaba
Pozo del Altet de Saco.

Pozo de Pocotrigo, en los años 20.

Pou de les Eres
Llamado también Pouet de la Neu o Pou de Pepito Pateta, lo encontrábamos al final de la calle San José, en lo que hoy es el patio del Colegio Cervantes, entrando a la derecha. Según Antonio Anguiz, su hueco lo ocupa un pino que está bastante inclinado, el cual se observa es el más desarrollado. Con 20 m. de diametro y más de 20 de pofundidad, su dueño fué durante muchos años, el citado Pepito Pateta (José Verdú). La casa nº 62 de la calle San José, era la Caseta de la Neu, donde se guardaban las herramientas.

Pou del Corralet
El pou del Corralet, o Pou de la Caseta Tono, estaba en el descampado que existía después de la calle Tibi, más abajo de la casa del Corralet (de la que tomó su nombre) y antes de llegar a los bancales de la Caseta Tono, más o menos en la entrada de lo que fué el Colegio San Pascual. Si no me equivoco, debió de estar en lo que hoy día es la Plaza de la Libertad. En los años 80, aún se apreciaba un pequeño fragmento de un diámetro interior de 5 m.

Pou de les ànimes
Situado en la zona trasera de la casa nº 62 del carrer Conill (la vivienda que hace esquina con el carreró de les ànimes, y de donde le vino el nombre), daba al Riu de les Caixes, y era el más pequeño de todos, de sólo 8 o 10 m. de profundidad. Actualmente, su ubicación es ocupada por la cochera existente en dicha casa.
Actualmente, la citada casa nº 62, creo que corresponde al nº 52.

Pou del Sargaret
Del que menos datos tengo, salvo que estaba en el borde del camino dels Sargarets, actual carretera de Tibi, y que fué tapado en mayo de 1793. Era propiedad de un tal Sr. Pina.


Como podréis ver, sólo dispongo de una foto, la cual he obtenido en el blog de fotos antiguas de Ibi (http://fotosantiguasdeibi.blogspot.com), si alguien tuviera alguna más, o incluso más datos que pudiera aportar, desde El blog de Ibi le animamos a compartirlos.

jueves, 1 de octubre de 2009

Biblioteca ibense (1): IBI, DE LLOC A VILA REIAL

Y continuamos nuestro camino por la villa, estrenando sección: "Biblioteca ibense".
Y es que, como su propio nombre indica, lo que vamos a tratar en esta sección son libros, pero libros de Ibi, libros que traten sobre la vida, historia o personas ibenses, todo lo que tenga que ver con nuestro pueblo, y que haya sido publicado en libro, intentaremos reflejarlo aquí.
Hablaremos brevemente de estos libros, dando la información básica de ellos, porque, lo ideal sería conseguirlos y leer todo lo que hay publicado sobre Ibi, que no es poco, así que... ¿por qué no os animáis y os hacéis con libros de esta temática...? A buen seguro, habrán cosas que os sorprenderán.

Empezaremos con nuestro primer libro:

IBI, DE LLOC A VILA REIAL

Publicado en el año 2001, esta obra maestra nos relata a lo largo de más de 550 páginas, interesantísimos datos sobre Ibi. Basado en documentos de archivo, su autor, Antonio Castelló Candela, trata la historia del municipio durante los siglos XVI y XVII. Datos prácticamente inéditos hasta aquel momento, que van desde la formación del núcleo poblacional de Ibi (lloc), hasta la obtención del título de Vila Reial, analizando prácticamente todas las facetas de la vida municipal (institucional, religiosa, económica...).

Como broche de oro, en la portada encontramos la imagen del primer escudo de la villa de Ibi.

Éste el es tercer volumen de una serie llamada "Monografíes d'Ibi".

Personalmente es un libro que me encantó, los datos que aporta son interesantísimos, y en mi opinión es una obra imprescindible. Totalmente recomendable. Resumiremos los datos del mismo:



Título: IBI, DE LLOC A VILA REIAL
Autor: Antonio Castelló Candela
Año: 2001
Edita: Ayuntamiento de Ibi - Archivo Municipal
Nº págs.: 560
Precio: ?
Otros datos: Prólogo de Josep Lluís Santonja.

Espero que os haya despertado aunque sea un poquito la curiosidad, desde aquí os animo a acercaros a alguna librería local (nada de irse fuera a comprarlo... eh?), donde es posible que lo encontréis, o por lo menos os informarán donde conseguirlo.